Las uvas son el fruto de la vid, planta fuerte de tallos frágiles. Su follaje protege el fruto y lo dejan madurar poco a poco. 
Su cosecha se realiza en marzo.
Al llegar al secadero se colocan en paseras cortando el racimo en pequeñas partes para facilitar el despalillado una vez seca la uva (pasa de uva). Luego se la lleva al horno o a la playa donde se produce el desecado.

Se colocan en la playa al sol durante 4 medio días, preferentemente a la mañana para que no se tosten o tomen un color acaramelado.